La vecina del bajo.

Vive en nuestro edificio desde el principio. Trabaja noche y día sin que notes su presencia, pero es una oportunista… Cuando no hay orden en el edificio, llegan sus parientes, lo ocupan todo para quedarse una laaaarga temporada, entonces los sientes… ruidosos, muy molestos, afectando a todo y a todos, poniéndo patas arriba todo el edificio. La Policía apenas puede hacer nada. Su nombre Cándida. Ojito con la vecina. Disculpen si las fotos puedan herir su sensibilidad.

Este asiduo de nuestra microbiota (tiene su función en la digestión de azúcares, mediante fermentación), cuando las condiciones ambientales (mejor palabra sería epigenética) le son favorables, como todos los seres vivos, tenderá a crecer y reproducirse. Ahí está el problema que crece e invade el espacio que ocupan otros microorganismos alterando el equilibrio y generando candidiasis. Aunque en la mayoría de los casos la candidiasis suele ser provocada por levaduras de la especie Cándida albicans, también hay pruebas de infecciones por otras especies como pueden ser Cándida parapsilosis, Cándida tropicalis y Cándida glabrata. Otra especie Cándida auris, aislada en 2009 de un paciente japonés que padecía otitis,   causa infecciones relacionadas con los cuidados de la salud. Es muy resistente a los antifúngicos habitualmente utilizados, difícil de identificar con métodos de laboratorio convencionales y además ya ha causado brotes mortales en entornos hospitalarios.

Cualquier tejido puede ser afectado por micosis, presentando diversos cuadros clínicos, cada uno de ellos asociado directamente al estado inmunológico del individuo. Las candidosis de mucosas y piel son las más frecuentes, mientras que las sistémicas son de evolución aguda o crónica y generalmente severas. Los agentes patógenos son levaduras (el estado anamorfo) del género Cándida pertenecientes al Phylum Ascomycotina. Muchas especies se han aislado de vegetales, suelo, agua, aire, alimentos y algunas de ellas forman parte de la biota normal de la piel y membranas mucosas (boca, vagina, vías respiratorias altas, tracto gastrointestinal) de mamíferos. Este género incluye aproximadamente 150 especies identificadas.

Se dice que la candidiasis es una enfermedad de mujeres, una infección de la vagina, aunque todos somos portadores. Un dato: La candidiasis no se considera  enfermedad de transmisión sexual, pero puede hacerlo. El 85- 95% de las levaduras aisladas en la vagina, pertenecen a la especie C. albicans, siguiéndole en frecuencia C. glabrata y en menos del 5% especies como C. krusei, C. parasilopsis, C. tropicalis y C. africana entre otras. La candidiasis en la mucosa vulvovaginal clínicamente se caracteriza por prurito intenso, leucorrea, dispareunia, disuria, edema y eritema vulvovaginal. Se habla de asociación entre diabetes-hiperglucemia y el riesgo de candidiasis vulvovaginal.

La cándida se presenta en dos formas distintas: como levadura (vecina tranquila) y en forma de micelio u hongo, un organismo de mayor tamaño que desarrolla largos filamentos o hifas (los parientes). En ambas formas libera aproximadamente las mismas sustancias. Se han podido identificar 79 subproductos, muchos de los cuales son perjudiciales para el cuerpo, como los acetaldehídos, el amoniaco, el ácido úrico… susceptibles de causar diversos síntomas, como fatiga, aumento de peso, problemas digestivos y un largo etcétera.

La posibilidad de cambiar de forma proporciona a la cándida una clara ventaja adaptativa natural sobre los demás microorganismos para desarrollarse a distintas temperaturas y niveles de pH. En el proceso consigue esquivar la vigilancia del sistema inmunitario (más abajo explico cómo lo hacen). En su forma micelial, la más virulenta, la cándida necesita una serie de condiciones “ambientales”, como una temperatura sobre 37°C, un pH ácido y la presencia de azúcares en cantidades importantes en el intestino. Además, estos hongos producen una biopelícula que les permite adherirse al epitelio intestinal, lo que dificulta mucho su eliminación.

Entonces… ¿Qué causa la proliferación de Cándida? Previamente he de decirte que tanto acidophilus como bífidum son las bacterias “amigas” que frenan su crecimiento. Y que, en general, tener pocas “amigas” trae problemas.

  • el Azúcar. El 80% de la propia levadura está formada por glúcidos, por tanto, les gustan, buscan carbohidratos para comer y desarrollarse, crean nuevas paredes celulares y se transforman en hongo. Cándida no distingue entre azúcar refinado o natural. Carbohidrato es y punto. También hay otros alimentos que pueden favorecerla, aquellos que contienen hongos o levaduras (pan, alcohol, queso…).
  • los Antibióticos. Sobretodo los de amplio espectro, que al acabar colateralmente con las bacterias “amigas”, dispone de más espacio para colonizar. Los antibióticos matan las bacterias: buenas y malas, pero no la levadura.
  • la Píldora anticoncepción. El estrógeno de la píldora estimula la producción de glucógeno en la vagina. Este estrógeno es fuente de energía y alimento para ella. Si se combina con antibióticos… una bomba.
  • la Diabetes. Este grupo de riesgo es más sensible de parecer de forma reiterada infecciones, por su volumen de azúcar en sangre y per se el sistema inmune deficiente.
  • el pH Intestinal. Cándida crece mejor en un entorno ácido por ello se localiza en el colon ascendente (parte derecha tuya) donde se localiza la microbiota fermentativa. Además, aquí también hay azúcar. Sin embargo, para que pase a micelio, sin ser descubierta, necesita cambiar el pH ácido por otro un poco más neutro/alcalino. Para ello, descompone los nutrientes intestinales y libera amoniaco en forma de gas. Entonces, como un ninja, se envuelve en esta nube de gas capaz de elevar el pH. Que inteligente!!!.  Dato. El gas de amonio huele fatal, por lo que puede que se sufra halitosis.
  • estar Debilitado por otras causas. Cualquier organismo ya de por sí debilitado por infecciones u otras enfermedades tiene un sistema inmune débil, cosa que sabe aprovechar muy bien nuestro vecino.
  • Uso y consumo de agua del grifo, ya que tiene cloro que destruye la flora intestinal y flúor que deprime el sistema inmune.

Cándida, ¿Estás ahí? En un porcentaje muy alto de casos, se llega a ella por los síntomas que el médico, mediante análisis de sangre, orina, heces y/o flujo vaginal nos cuenta. La mayoría de las especies de cándida son saprofíticas y pueden formar parte de la flora cutánea, con excepción de la Candida albicans, que cuando se encuentra en la piel es agente etiológico de una candidiasis primaria.

Por la red circula una forma de saber si tienes cándida bucal. (Si la candidiasis es oral, la conocemos como muguet). Según Andreas Moritz, en la mañana, al despertar, debes escupir en un vaso con agua que previamente dejaste al acostarte (para no olvidarlo) en la mesilla de noche. Tras el escupitinajo, comienzas a hacer tu aseo personal, para al cabo de 30 minutos, mirar cómo está el susodicho fluido en el vaso. Si se tiene una infección por cándida aparecerá al menos uno de estos indicios:

  • Hebras que se forman a partir de la saliva y descienden hacia el fondo del vaso.
  • Presencia de saliva de aspecto extraño en el fondo del vaso.
  • Pequeñas motas turbias suspendidas en el agua.

La infección puede manifestarse bien si tienes la lengua blanca o con lengua roja, lisa, brillante y dolorosa o como una afectación de las comisuras bucales en forma de placas triangulares, con escamas y fisuras en el centro o afectando a los labios.

DesignOtros síntomas visibles son aftas e infecciones fúngicas reiteradas en la zona genital, forma una gruesa secreción o flujo blanca o amarilla. Además, los subproductos metabólicos de la Cándida pueden irritar la piel, causando picazón y ardor. Por lo general aparece en axilas, ingles, entre los dedos y debajo de los senos. Puede aparecer a modo de infección en las uñas (o en los bordes) y las comisuras de la boca.

También ejerce su acción en todo el cuerpo: trastornos neurológicos, problemas digestivos, respiratorios, alergias, disfunción inmunológica, dolores… enlace. Existe una gran variedad de dolores relacionados con la Cándida. Cuando el acetaldehído llega al cerebro pueden ocurrir dolores de cabeza crónicos. Del mismo modo dolores musculares y articulares podrían ser causa de las micotoxinas del micelio. Estas micotoxinas se acumulan en los tejidos conjuntivos y causar tendiditis, calambres, mialgias… El acetaldehído, el amoniaco y el etanol suelen sobrecargar al sufrido hígado y alterar el sistema inmune. Por ello es de gran importancia la desintoxicación en el tratamiento por Cándida.

Nota Muchas personas creen que el consumo de levadura agrava una infección por hongos, pero la levadura de cerveza – un organismo diferente – no causa infecciones vaginales por levaduras.

¿A qué puede deberse la candidiasis cutánea? Falta de cambio de ropa intima, clima cálido, ropa ajustada, mala higiene, no secar bien la piel, cuando ésta queda húmeda o mojada. Síntomas de la candidiasis de la piel: Erupción roja que pica, picor en los pliegues de la piel, a veces puede causar grietas en la piel dolor, pueden aparecer ampollas y pústulas.
¿Cómo se pueden tratar los problemas de levadura? Hay tres formas principales para tratar el crecimiento excesivo de levadura: medicamentos, tratamientos homeopáticos y cambios en la dieta. La combinación de cambio de alimentación y medicamentos (del tipo que sean, toda ayuda es buena) se hace necesaria para mantener a raya a esta molesta vecina.

Dieta sin Gluten, Caseína o Soya.
Dieta baja o sin azúcar.
Dieta baja o sin carbohidratos o Dieta SCD (Specific Carbohydrate Diet).
Uso regular de encimas digestivas.

¿Qué es una dieta baja en azúcar o sin levadura? La levadura vive y se alimenta de azúcar por lo que una dieta baja/no-levadura limitaría o eliminara los azúcares y los alimentos que se descomponen en azúcares simples, como maíz, arroz, frutas. El primer paso es evitar/eliminar los jugos (que son elevados en azúcares), dulces y todos los azúcares, bebidas alcohólicas, levaduras, trigo, glúcidos… es decir, reducir al máximo carbohidratos y primar las proteínas. También el ayuno puede ayudar.

Durante esta fase reductiva/excluyente se deben incluir tratamientos antifúngicos para la reducción de Cándida. Como la ingesta de 2 g de ácido caprílico, 105 mg de aceite de orégano silvestre (origanum vulgare), distribuidos en 2 cápsulas al día (media hora antes de las comidas), por sus propiedades antimicrobianas y antifúngicas y Lactobacillus acidophilus. Así mismo, se recomienda la ingesta de L- Glutamina con la finalidad de la regeneración de vellosidades intestinales. Además de un complejo probiótico.enlace.

Bibliografia:

Crecimiento bacteriano y autismo.

Candida.

Cándidaweb.

Qué es la candidiasis?

Sobrecrecimiento bacteriano.

Microbiologia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s